No hay muchas ganas de corregir al otro lado del charco

Twitter: