¿Qué es el Futuro del S&P 500 y por qué debe conocerlo todo inversor?

Los Futuros son contratos que un inversor puede comprar a a un bróker y que corren sobre un determinado subyacente. De esta forma, el Futuro del S&P 500 se basa en el comportamiento de la principal bolsa del mundo y así con cualquier otro Futuro basado en cualquier otro activo del mercado financiero.

En definitiva, es de un acuerdo para comprar o vender una cantidad determinada de este subyacente a una fecha futura a un precio acordado entre comprador y vendedor.

Los contratos tienen especificaciones diferentes a las acciones, como lote [cantidad mínima que se negocia], fecha de vencimiento, cotización y método de liquidación. El precio de un Futuro es el resultado de a suma del activo en el momento de la contratación y, en el caso de las materias primas, los costes de almacenamiento, transporte de la materia y seguros.

Hasta el vencimiento se mueve en función de oferta y demanda del subyacente en el que se basa. El precio del Futuro no suele coincidir con el precio del mercado de contado hasta que no se alcanza la fecha de vencimiento. Por ejemplo: habrá una diferencia entre el Futuro del S&P 500 y el índice S&P 500, que será mayor en la apertura del contrato y se irá ajustando a medida que se acerca la fecha de vencimiento.

Los inversores pueden utilizar, de hecho deben conocerlos, los Futuros de varias formas. Pueden servir al operador para seguir la evolución de activo determinado con apalancamiento. Al abrir una posición apalancada, el bróker solo exige una parte de lo que se desee a invertir. De tal forma que si un operador toma una posición en un activo con un apalancamiento del 1/10, solamente nos exigirá poner un décimo del precio del activo. Esto permite diversificar el capital. Pero también obliga a hacer una gestión del riesgo más cuidadosa, dado que la volatilidad de los mercados puede dañar nuestra posición.

Una de las cuestiones importantes a tener en cuenta es la fecha del vencimiento. Si el inversor desea continuar manteniendo su posición debe traspasarla al siguiente vencimiento. Esto se conoce técnicamente como roll-over. Esta operación tiene un coste, dado que deben pagarse comisiones de compra y de venta.

En cuanto al riesgo, una de las ventajas de los Futuros es que permite equilibrar una posición determinada, bajando el riesgo. Por ejemplo: tenemos una posición sobre un activo determinado, digamos S&P 500, y no queremos vender pero queremos reducir riesgo. El trader puede abrir un Futuro sobre S&P 500 a la baja en un determinada fecha de vencimiento y de esta forma equilibra su situación en caso de cambio en el mercado.

Las ganancia o pérdida de un Futuro es la diferencia de precio entre la apertura de la posición y el precio de cierre. Los contratos más utilizados tienen una vida de 1 a 3 meses.

Puede obtener más información en Ninja Trader

Vea el comportamiento del S&P 500 en este enlace.

Twitter: @angelcasana