Cuidado con invertir en paladio: posible techo inminente - Bolsa Now

La historia de este metal precioso (de la familia del platino) va unida inexorablemente a la de un hecho que ha quedado ya marcado en los anales de la industria automovilística mundial. Y con ello, un mantra cada vez más oído: invertir en paladio.

Enrique Aranaz / Analista de mercados

En septiembre de 2015, con el paladio cotizando en niveles de 600 dólares estalla el escándalo Dieselgate. Volkswagen, uno de los mayores fabricantes del mundo, había estado usando un software para manipular la información sobre emisiones toxicas.

El hecho no solo tumba la reputación y la acción del gigante alemán, sino que pone en relieve la importancia de este metal, utilizado por sus características únicas: no se oxida en contacto con el aire y es capaz de absorber cantidades de hidrógeno molecular (H2) hasta 600 veces su peso, como elemento esencial para la fabricación de catalizadores y reducir así las emisiones toxicas.

Desde entonces y tras marcar un mínimo tres meses después en 420 dólares, el paladio, se ha multiplicado x4 hasta alcanzar un máximo en enero de 2020 de 2400 dólares. Eso sí, primero echaron a los espabilados que compraron con la noticia en 700$: les metieron un -40%.

¿Seguís pensando que esto de los mercados es fácil?

Esta meteórica subida se ha visto acompañada en los últimos meses de una campaña mediática, orquestada probablemente por los de siempre y ejecutada por quienes les rinden pleitesía, con mensajes como estos:

  • No todo lo que vale es oro.
  • El paladio es el más valioso de los metales.
  • Paladio supera al oro y se convierte en el rey de los metales.
  • Hacia nuevas cimas, el paladio rompe un récord sin precedentes.
  • Invertir en paladio puede revitalizar tus ahorros.

Y, por supuesto, como toda campaña que se precie, con argumentos, a cual más contundente, con cada vez más demanda y menos oferta.

Echemos un vistazo a los mensajes lanzados:

  • Huelgas y continuos colapsos de la red eléctrica en Sudáfrica (2º productor mundial) hacen temer por su suministro.
  • Rumores de una posible prohibición rusa (1er productor mundial) de las exportaciones debido a y su escasez y carácter estratégico.
  • El aumento de las regulaciones chinas en materia de contaminación hará incrementar el uso del paladio en el gigante chino, donde la demanda de autos es cada vez mayor.
  • Altos precios justificados.
  • No hay límite para el paladio cuando se acaben los stocks.
  • Sin sustituto.
  • La industria automotriz tardara años en encontrar una alternativa al paladio.
  • No existe la especulación
  • Es la demanda industrial la que impulsa los precios.
  • La cantidad producida no alcanzará la demanda por octavo año consecutivo y la lucha de los fabricantes automovilísticos por el metal hace imposible que su valor ceda (el 85% de la producción de paladio la demanda la industria automovilística).

Y la lista de frases pomposas para inducir a invertir en paladio sigue:

  • Proyecciones: crecimiento constante durante los primeros seis meses, auguran los expertos.
  • Activo refugio en un futuro complicado.
  • Invertir en paladio mantendrá su valor intrínseco frente a otros activos (acciones, bonos, etc.) y estarás a salvo de los tiempos.
    complicados que se avecinan (conflictos comerciales, desaceleración económica, guerras, o de cualquier pandemia mundial o interestelar que asole nuestro planeta, etc.).

Y hasta hemos podido aprender nuevos términos financieros: backwardation: “El mercado del paladio se mueve hacia el Backwardation, aquella situación en la que el precio actual (precio spot) es un precio mayor que el de su precio futuro, y que se asocia a una posible y futura escasez de suministro».

Como vemos, todos ellos, argumentos demoledores. Pero vayamos al gráfico, a ver que nos dice.

Paladio

Desde los mínimos marcados en 422 mantiene una impecable tendencia alcista sin apenas correcciones.

Sin embargo, en el gráfico se observa signos que hacer temer por un futuro, cuando menos, no falto de curvas. Por estos motivos:

  • El impulso que guía sus precios se ha topado ya con una zona donde es probable un alto, cuando menos temporal, en su impecable tendencia alcista.
  • Acusadas divergencias bajistas en el indicador de manos débiles muestra excesiva complacencia inversora y avisan de posible susto.
  • Velas con incremento de volumen y aspecto de estar formando un techo en semanal.
  • Aumento de la volatilidad (nerviosismo en los precios) es una señal que anticipa en muchas ocasiones un techo de mercado.

En consecuencia, tenemos todos los ingredientes para pensar en que es probable que nos hallemos ante la presencia inminente de un techo. Los técnicos, y los de sentimiento, con los de siempre disparando con su artillería al corazón de nuestra codicia, en una clara invitación a
hacernos comprar, pues si no lo hacemos nos estaremos perdiendo algo grande. Lo de siempre.

Y no dudéis que de encontrarnos realmente ante un techo de mercado, a la menor corrección saldrán “expertos” y analistas inundando medios y redes sociales con sus mensajes inequívocamente alcistas: “Corrección solo temporal debido a posiciones especuladoras de headge funds…”; “Sana corrección debido a una toma de beneficios puntual…”.

Mensajes todos ellos que no tendrán otro fin que hacernos creer que estamos ante una gran oportunidad. Y en eso no les faltará razón. La oportunidad, si hacemos caso a lo que nos dicen los gráficos, y a poco prudentes que seamos con el exceso mediático vivido, de olvidarnos por mucho tiempo de este metal, que, continuará siendo pieza insustituible de nuestro auto, tal vez, pero, ya no, debería formar parte, durante mucho tiempo, de nuestras carteras.

Todos los productos financieros con margen conllevan un alto riesgo para su capital. No son adecuados para todos los inversores. Por favor, asegúrese de entender completamente todos los riesgos implícitos. Leer más