La Bolsa se prepara para dar rentabilidades históricas

El 13 de marzo de 2020 será recordado como la jornada en la que la Bolsa española conoció su peor desplome de la historia. Y no solo, la semana deja la mayor caída nunca sufrida por el principal índice español, el Ibex 35: un 20,8%.

Y hay más: dado que veníamos de una grandísima caída, desde los máximos de este año, el selectivo que reúne a las 35 empresas de mayor capitalización se ha dejado la impresionante cifra del 34,36%, desde el 19 de Febrero, en 18 sesiones de bolsa.

¿Ha llegado ya al final de la caída? El analista de Bolsas y Futuros, Pepe Baynat, que ya advirtió en su informe semanal anterior que no había que estar en Bolsa española, ofrece su opinión sobre si lo peor ha pasado.

El experto sostiene que tras estas caídas la Bolsa española se puede estar preparando para dar rentabilidades históricas, la cuestión es, en su opinión, elegir el momento óptimo para volver a entrar.

En momentos cómo este es cuando se pone en valor la gestión, y cuando nos damos cuenta de quién hace bien las cosas y quién no. Nadie podía prever hasta donde podía caer la Bolsa, y si estamos en el final o no, pero lo cierto es que la semana pasada, en éste mismo artículo semanal yo dije que por debajo del 8.300 no había que estar en Bolsa española, y que podíamos ver caídas de pánico de un 10% en algún día. Aunque la pérdida de los 8.850, ya nos dio una primera señal muy peligrosa (ya se perdía un 12,3%).

Lo más importante de todo, si hubiéramos vendido en alguna de las rupturas de todos los soportes que hemos ido perdiendo, es estar ahora en una situación ideal para, en el momento que veamos un giro en el mercado y la entrada de dinero fuerte, volver a entrar a precios mucho más bajos.

La cosa está que cuando los que no han vendido vayan recuperando una parte de sus pérdidas, los que han seguido un sistema de inversión, y han hecho caso a las señales técnicas, van tener rentabilidades históricas, comprando muy pronto.

Y la gran duda es cuándo será ese momento, y la respuesta es que no lo sabe nadie. De la misma manera que nadie podía imaginar la magnitud de la caída, nadie sabe cuál será el momento exacto del gran rebote, que sin duda, vamos a experimentar.

Y ¿por qué hablo de ese gran rebote? Pues porque todas las caídas en la historia de los índices han tenido siempre un rebote que está determinado por la teoría de Fibonacci, y es cierto que nunca sabemos hasta donde llega la caída, pero sí el rebote mínimo. Y cómo la caída ha sido brutal, el rebote va a ser también muy espectacular.

Técnicamente los soportes importantes eran el 8.850, el 8.300, el 7.590 y solo nos queda el soporte de los 6.000 puntos. No se ha llegado a este por muy poco, y si se llega, o incluso los pierde y los recupera pronto, en esa zona de los 6.000 deberíamos ver los mínimos y desde ahí iniciar el rebote.

Mi opinión es que no vamos a llegar a esa zona de los 6.000 y explico porque.

Aquí entramos ya en el mundo de la psicología bursátil, o cómo a mí me gusta llamarlo, sociología aplicada a las bolsas.

El detonante de toda la caída vino hace dos fines de semana -29 de febrero y 1 de marzo-, cuando apareció la noticia de que el coronavirus había llegado a Italia con muchísima fuerza. Esa semana el Ibex bajó un 12,5%, que ya fue una barbaridad, y lo hizo cerrando en los mínimos de la semana y con un grandísimo volumen. Desde ahí vino un pequeño rebote, durante el lunes, martes y miércoles de la semana siguiente, y a partir de ahí un jueves y viernes muy malo nos llevó a otra semana de pérdidas del 4% más o menos.

Durante el siguiente fin de semana (7 y 8 de marzo), las noticias no podían ser buenas, de hecho fueron muy muy malas (muchísimos más contagios, expansión mundial, grandes cuarentenas, etc), y la población empezó a tener mucho miedo.

El lunes ya salimos bajando muy fuerte y la semana ha sido terrible todos los días. Hasta este fin de semana en el que estamos, en el que yo creo que las noticias van a seguir siendo muy malas, pero que la Bolsa el lunes ya no se va a desplomar, por muy malas que sean.

Y ¿por qué digo esto? Porque ya se ha producido el pánico y lo que se llama “la capitulación”, que llegó en la más que terrible sesión del jueves, con la mayor bajada en la historia del Ibex, más de un 14%.

Ese día me llegaron noticias de mucha gente que quería salir de la bolsa como fuera, y de sus fondos de inversión de Renta variable también. Ojo, estoy hablando de gente que no necesita el dinero, simplemente tenía “miedo”, miedo a perder más. Y el miedo y la avaricia son los que mueven la Bolsa, y siendo cierto que aún vamos a tener algún latigazo bajista, que incluso nos puede hacer que perdamos y recuperemos el importante nivel de los 6.000 puntos, creo que estamos muy cerca del suelo.

¿Y cómo es posible que la semana que viene pueda ser muy alcista, si todo va a peor? Pues porque la Bolsa anticipa los acontecimientos y descuenta lo que cree que va a pasar Y con este movimiento ha descontado ya el peor escenario posible, yo diría que incluso se ha pasado, y el pánico ha hecho que los precios que se han visto estén muy por debajo del peor de los peores escenarios.

Y además, esta crisis es pasajera, porque es cierto que va a haber un frenazo en la economía, pero en unos meses esta crisis va a desaparecer, con las consecuencias que sean, pero a partir de ahí todo volverá a la normalidad, y el mundo seguirá funcionando y creciendo al nivel que nos tenía acostumbrados, por lo que volveremos a ver máximos históricos en todos los índices.

Por todo esto, lo importante de verdad, no es no haber perdido dinero en éste movimiento, lo importante es tener dinero ahora para invertir a estos niveles, porque dentro de unos meses o unos años veremos estos días cómo otra de las oportunidades históricas que nos ha dado la bolsa.

Y ahora viene la otra parte: qué comprar ahora o si hacer alguna rotación en algún valor que ya tengo.

La experiencia me enseña que cuando hay una crisis general que hace bajar toda la Bolsa, lo que primero recupera es lo que estaba más fuerte antes de la crisis, por lo que solo tenemos que irnos a los gráficos y ver cuáles eran. Porque si no hubiera habido esta crisis, serían los que seguirían haciéndolo bien. Porque cuando la crisis acabe, estas empresas deberían seguir teniendo la misma capacidad que tenían para generar riqueza.

Y dentro de estas, en Bolsa española tenemos a:

Iberdola, Endesa, Enagas, REE, Grifols, Cellnex, Merlin Prop, Inditex, Faes, Sacyr, Acciona, Ferrovial, Colonial, Solaria y las que más han sufrido por estar relacionadas con el turismo, pero que también deberían volver a ser lo que eran: IAG, Amadeus, AENA y eDreams.

Fíjense que no nombro a ningún banco, ni a Telefónica, ni a Repsol, ni a ACS, ni a Meliá Internacional, porque son valores que ya no lo estaban haciendo bien y que también van a rebotar con mucha fuerza, pero seguramente van a recuperar mucho menos que las otras.

Fuera de la Bolsa española, esta lista se amplía mucho más, con muchísimas empresas del DAX alemán, el CAC francés o americanas que están en la situación de la primera lista. A mí las que más me gustan son:  Cocacola, Amazon, Apple, Google, Alibaba , Microsoft y Nike en Estados Unidos y Adidas, Allianz o Vonovia en Alemania, pero hay muchas más.

Y para aquellos que tengan algunas acciones españolas que no estén en la primera lista, yo las vendería y las cambiaría por alguna de las buenas, porque seguro que si miran el precio dentro de un año, estarán ganado mucho más en estas de lo que hubieran recuperado en las otras.

Y bueno, alguno pensará que es muy fácil hablar, pero dudarán de si yo he sido capaz de hacer todo lo que digo y si realmente he sido capaz de capear bien el temporal y de comprar ahora. Os lo voy a contar: como asesor de un fondo de inversión en Esfera Capital, que se llama Esfera Chartismo Global Multidireccional (Código ISIN: ES0131462121). Fue bautizado así “Chartismo”, porque utiliza el análisis técnico para la toma de decisiones de inversión. Detecta los valores alcistas y fuertes en el largo plazo y los compra solo cuando los gráficos indican señal de compra. Pero ojo, siempre nos salimos cuando los gráficos nos dan señal de venta, por mucho que nos guste la empresa.

“Global” porque puede invertir en todo el mundo, Y si es cierto que yo conozco mucho la Bolsa española, cada vez invierto más en valores del DAX, y sobre todo americanos, que son los que muestran más potencial de subida desde hace muchos años.

Y quizás lo más importante de todo es “Multidireccional”, porque puede invertir a la baja y aunque esto lo hacemos poco, lo hacemos en las fases bajistas de la bolsa duraderas o en los desplomes puntuales, como los actuales. Lo cierto es que  la única manera de obtener rentabilidad positiva en momentos como estos es apostando a la baja.

Gracias a esta triple estrategia, éste fondo al que asesoro no solamente ha perdido menos que las bolsas, sino que está en beneficios cercanos al 3% en 2020. Aunque lo más importante de todo es la posición de liquidez es total para que en el momento que veamos que entra dinero en las bolsas, entrar a tope en los valores que he mencionado antes, por lo que este año tenemos la posibilidad de tener una rentabilidad histórica, sobre todo en comparación al resto de las bolsas. 

La subida producida este viernes en los índices americanos [la mayor desde 2008] la subida fue de cara al fin de semana en la que todos saben que las noticias no van a mejorar. Para mí esa ya es una señal importante, porque ha entrado dinero de verdad, absorbiendo todas las acciones de aquellos que no querían arriesgarse a estar en el mercado en el fin de semana.

Más información sobre el fondo de inversión asesorado por Pepe Baynat en esta cuenta de correo.

Twitter: @BolsaNow