Coemac: un chicharro quemado por el amianto

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha suspendido la cotización de Coemac tras solicitar la compañía el concurso de acreedores.

Coemac, propiedad de la familia Serratosa, se ha visto obligada a este movimiento por no tener liquidez para afrontar las reclamaciones por la fabricación de fibrocemento con amianto.

Aunque la compañía cesó esta actividad hace dos décadas, las altas cuantías de los pleitos que siguen adelante han tumbado a la empresa. Sus títulos cerraron la sesión del jueves en 2,87 euros.

Twitter: @angelcasana